lunes, 1 de marzo de 2010

personajes

Felipe Campos estuvo el otro día en Radio Tijuana. Sus abducidos ven en él un Robin Hood
en S/C. Un héroe que intenta devolverle al pueblo lo que los políticos le han quitado. Sus detractores, lo ven como un hombre resentido, vengativo, por una historia de amor. Se lo preguntaron claramente en una interviú que hizo para La Opinión. Negó, contestó que no. Si hubiese contestado que sí, a mis ojos se hubiese convertido en héroe. Contestó que no, que la traición de amor no tiene nada que ver en su lucha contra Zeloro, el alcalde de S/C. Esta negativa me lo convirtíó en un político, es decir, en un hombre que miente. Y que tal vez merezca el tonicazo de Hilario, a nivel metafórico, por supuesto. Por lo pronto, él está con la verdad por delante, y eso no hay que negárselo, al contrario del Ayuntamiento, que ya es descarado como echa balones fuera.


San Agustín me vino a visitar en una carta supuestamente escrita por su amante. Un libro que me prestó Marcelino el oyente, que ahora está sin ordenador por culpa de las últimas riadas. Pero no, ese libro (Vita brevis) no lo escribió la amante de San Agustín, cuando Agustín decidió dejar el oficio del amor y dedicarse de lleno al arte de la santidad. Esa obrita la escribió el autor: Jostein Gaarder, más conocido por El mundo de Sofía.
Una cosa rara me sucedió con ese libro. Al principio creía que era realmente Floria Emilia, la amante de Agustín, quien lo escribía, pero de pronto me di cuenta que no, que esa mujer no era la que hablaba en la obra. La obra es una invención de Jostein Gaarder. Intenta colocarse en la piel de Fiora pero no lo consigue. No sabe de qué va la historia. La historia va de que Agustín decidió hacerse santo porque ya estaba harto de la excesiva demanda anímica de Floria, y que la santidad era más descansada y más armoniosa y afín con Dios que soportar las exigencias de su demandante amante. No dejo de comprender a Agustín, el futuro santo. A veces, las mujeres son odiosamente pesadas, y la santidad es un refugio como otro cualquiera para que te dejen tranquilo. En mi caso, que me dejen tranquilo llevar a buen puerto lo que tengo encima. Que no me suceda como a Marcelino, que se le encharcó el ordenador, con presiones de agua, y salvó el disco duro por un milagro.

En el mío, en miordenador, una de las cosas que quisiera escribir, por influencia de vecinos e inquilos bloggeros, se titularía "El cubano follador y las jóquiras en su salsa". Sería una novela pornográfica, con desviaciones sexuales. Una vez hace mucho tiempo en Gijón vi una peli porno. Entonces se hacía porno con alma, y no de plástico como ahora. Recuerdo otra de Klaus Kinski que era una pasada. Qué actor. Pero la que digo era otra. El tema eran las desviaciones sexuales. Una de esas desviaciones, el segundo ciclo de Saló, la puse en la novela pornográfica Agosta. Hasta que no venda Agosta (tendré que convertirme en su chulo), no voy a poder escribir "El isleño cobijón y las jóquiras en Los Cristianos". Por lo pronto, a ver si termino con el ciclo de violencia de género. Llevo tiempo enfrascado con ese género. El género de violencia de género. Ya apareció ese tema en El pintor asesino, y luego lo he desarrolado en dos borradores de novela. El informe..., en la que trabajo ahora, y otra que aún no tiene título, pero pretende ser la otra cara de El túnel, de Sábato. Más humorística, más misteriosa, menos vulgar, más aristocrática. Y luego, si Agosta consiguió clientes, pos queda la novelita pornográfica y me despido de la literatura. Me pongo a pintar, y que vayan a mamarla. Adiós a los literatos, a los poetas, a los ensayistas, a los novelistas, a los cuentistas, a los trágicos y a los cómicos, hembras y machos, y marimachos y machiembras, a los realistas, a los surrealistas, a los románticos, a los posm... (no, a los posmodernos no, que según J.M. Lizundia son de los míos), y salud a mis enemigos y que me inviten a buen ron mis amigos.

2 comentarios:

Ramón dijo...

Me dicen que "inerunnu inekarenn" significa ¡Seguimos alzados! ¿Tù sabes algo de eso?

Jesús Castellano dijo...

No, no lo sabía. Habrá que investigarlo. Con la palabra "alzado" concluye hoy la entrada de nuestro vecino y puntal de Tijuana... Estaba esperando conocer los nombres de los pibes invitados hoy al programa, pero bueno, eso, a nuestro ejército de oyentes, La Puerta (Radio unión Tenerife. 95.3, 91.3 (en el Norte) y 106.3 (en el Sur) jóvenes invitados con guitarra, y supongo que el equipo al completo.