lunes, 25 de julio de 2011

programa y otras poesías

Este martes otra vez programa, con ausencia de JRamallo, que no puede ir y lo atrasa para el martes de la semana que viene. El Cuervo, ahora en Bilbao, tampoco acude esta vez al barco sin gobierno, eso que llaman La Puerta y que está en Radio Unión Tenerife... Acontecimiento: regresa Víctor Roncero. Interés por oir consejos de Nuestro Amado Líder, si pudiese acercarse.

Allí estarán, lo más seguro, la voz percusión de José María Lizundia, la voz viento de Víctor, la voz cuerda de Jesús Manuel Pérez Triana y la voz desafinada de yo. Entre otras palabras, comentaremos lo que hay a nuestro alrededor, y si no se nos ocurre tema, hablaremos de nosotros. Siempre tendremos la inspiración de una mujer, orden y concierto entre tanta música variada.
*
El día 28, poesía en en librería del Cabildo, en S/C. Más o menos poetas de Aguere-Idea, con Anghel Morales portando la bandera de los Versos. De ocho a diez de la noche.

Salud, suerte y un poco de lo demás.

2 comentarios:

jose antonio manzano dijo...

Siento declinar la invitación, pero tengo cosas que hacer el martes a la tarde. Cualquier otro martes del año "si tu me dices ven, lo dejo todo, pero dime ven"... Un saludo.

Lobo Estepario dijo...

El nombre que no nos salía en el último programa de "La Puerta" (martes 26 de julio) y anoche tras el recital era Gabriel Aresti.

"Defenderé
la casa de mi padre.
Contra los lobos,
contra la sequía,
contra la usura,
etc."

No voy a imitar a Lizundia en su juego de medir los centímetros de estantería pero puedo decir que hay un puñadito de libros de poesía en mi estantería:
Keats, Whitman, Kavafis, Lorca, Ginsberg, Gil de Biedma, Aleixandre, Hierro... Además de dos antologías de Cátedra: "Poesía de la primera generación de posguerra" y "Poesía española reciente (1980-2000)". En la primera descubrí a Celaya y en la segunda a Juaristi.

Luego están los poetas que descubro a través de algún poema y se me quedan en la cabeza, como Pavese y Atxaga:
"Vendrá la muerte y tendrá tus ojos".
"La vida que yo veo, anhela los extremos confines. La selva, el desierto y nada más"


Hace poco le enseñé a alguien unos vergonzantes poemas perpetrados en un pasado reciente y decidí no repetir la experiencia.