lunes, 14 de mayo de 2012

Corrección La Palma VI (A Sibisse y a Anghel, pa que se acuerde de Librería Paradiso)

el ciego:

Los viernes con Emeterio,
los sábados con Juan
el que se esconde de Fran
y de su amigo Eleuterio.
Así le pone remedio
a su vida Candelaria
de quien yo soy el canalla
entre tanto caballero.
Los otros le dan dinero,
conmigo muele la savia.

Es mi boca más que labia
y si ciegos son mis ojos
doy luz y calmo enojos
a cualquier mujer canaria.
Y si viene la foránea
no se va sino contenta.
Cuando un celoso me intenta
pedirme explicaciones
le vendo cuatro cupones
y que me pague la cuenta.

*

el poeta:


Antes que cague la mierda 
caga la copla ese ciego,
la copla de ciego viejo
que tiene seca la hierba
y bichada las acelgas
en la huerta en que se plantan
las voces cuando chirrían
repitiendo tonterías
de lorito cuando canta.

Quien presume de una tarta
no merece azucarillo,
es polvo de tabardillo,
ni siquiera es un canalla,
mojada está su metralla
y oxidado el vocerío.
Vende malhaya el cupón
y no dañes nuestro son
que en La Palma es oro fino
cuando lo entona con tino
quien es hombre y no cabrón. 

*
mujer canaria:

Que se jacte el cegarato
y lo lamente el poeta.
Ninguno sabe mi treta
ni dónde paso los ratos,
qué gata no busca el trato
cuando la luna se enciende.
Ni Juan ni Pedro me entienden
y don Ciego es un papagayo
que cree creerse gallo
y canta lo que no tiene.

*
el autor:

Como no encuentro final
se lo dejo a Anghel Morales
que en andar por los frutales
de la edición es un as,
y si Anghel no es capaz
de resolver este enigma
que a G21 dé la consigna,
y si no en Luchalibros
donde se verán descubridos
los que no se persignan
en el principio del libro.

1 comentario:

sibisse cándida dijo...

Si te metes en una payada así, hay que darle fin, amigo mío.