lunes, 9 de agosto de 2010

ni copla ni romance

Vida que vas matando,
muerte que vas viviendo,
suerte que vas errando,
yerros en los que acierto
ciertamente equivocando
pasos que voy contando
en un caminar incierto.
Vida en muerto, tan muerto
en grieta de una herida
donde días entierro,
cenizas blancas de un tiempo.
Ya las noches no sueñan,
ya las horas son horas
secas que lleva el viento.

*

Incertidumbre, luz
en el mirar de un ciego.
Sueña que está sediento,
sueña que está despierto.
¿A dónde va el reloj
sin agujas, sin cuerda?
¿a dónde quién recuerda
lo que nunca vivió?
¿a dónde triste luz,
hija de oscuridad,
nieta de la penumbra?
¿a dónde quien alumbra
con linterna fundida?
¿a dónde el ciego que
no ve el libro que hunde
páginas en la mar?
¿a dónde va la bondad?
¿a dónde el hombre cruel
con una canción tierna?
¿a dónde Amor se fue
con la verdad que miente,
fría de alma, corazón
y pensamiento?

*

No busques en la tierra
al hombre que se ha ido
y ya es nada tal vez
o tal vez ya es olvido.
Despierto fue en la noche,
y en el día, dormido.
Ya no bebe el agua,
ya no come el trigo
convertido en pan,
ni la sangre de Cristo
convertida en vino.
Fue humo, y fue sombra,
y eco del silencio
después de tanto ruido.

3 comentarios:

Campanilla dijo...

Espero que con las coplas
que servidora hizo ayer
nadie se me asustara
que fue un sainete también

pues emulando a Tijuana
con comentarios subidos
me dije ¿por qué no, Juana?
si somos todos amigos...

ya comprenderán ustedes
que esas cosas, de verdad,
no las publico en las redes
las digo en la intimidad

Aunque en alguna cosilla
sí que dice la verdad
la celosa Campanilla
que no se puede callar..

Hoy ni copla ni romance,
versos hechos con cariño
Jesús quiere hacer las paces,
En paz estamos, mi niño.
----------------------------------
----------------------------------
Las banderas de la roja,
españolas o ikurriña
se ponga como se ponga
traen de canto a Lizundia

En su blog hoy comentaba
que con ondear banderas
de aquellos que celebraban
la victoria deseada,
su amiga la vascongada
sus vestiduras rasgaba

En Pamplona en sanfermines
y en plena Plaza Castillo,
no había visto yo en mi vida
tantas banderas afines
con el rojo y amarillo
que todo el mundo exhibía
con alegría y orgullo

ya fueron los de las Peñas
que presumen de abertzales
a dar un poco de leña
y boicotear a los tales

Y de muy malas maneras
abroncado al personal
por llevar esas banderas
y estar viendo la final

quisieron kale borroka,
pero les salió al revés
después de montar la bronca
salieron de allí por pies

Era mucha gente unida
viendo la televisión
el fútbol les daba vida,
por lo menos ilusión,
era una lucha perdida
ante tan grande afición

y así si bien se examina,
(como dice Samaniego)
los humanos corazones
precen en las prisiones
del "fútbol" que los domina...













y aunque algo

Azena dijo...

me gusta...

la oyente de la playa dijo...

Muy bonitos tus versos, y los de Campanilla también, menos enfadosa, me alegro.