lunes, 31 de julio de 2017

dia ermitaño

Anoche soñé que hacía el amor --vamos a decirlo así-- con Susana Díaz. Yo estaba en una reunión con Pedro Sánchez y Susana, supongo que una reunión política. Le puse puntos y comas de Maquiavelo a Pedro Sánchez y lo mandé a hacer un recado, y me quedé a solas con la señora Díaz. No hizo falta mucho prólogo. Los dos estábamos necesitando un alivio. Supongo que un alivio político. Yo los míos y ella como perdedora que señala sus límites.
Los límites del lenguaje, Pepe, es el agua sucia que recorre la novela pa Anghel.
Nada más despertar vi la entrevista en DRAGARIA.
Política y literatura en territorio canario. Separar el grano de la paja. Si yo fuera erudito, especialista, me metería en ese oficio. El zigurat de la novela en las islas en el oeste de Africa me dieron ganas de rescatarlo y terminar de construir. Allí está no sólo la novela canaria sino la universal. Está la que no conoce nadie y está la que conoce todo el mundo. En fin, vi batallador y hablando claro a nuestro Anghel. Sólo en una cosa no estoy de  acuerdo. Dijo que cualquiera sabe darle patadas a un balón en una huerta. Pero en la Premier sólo juegan los mejores.
Yo lo que pienso es que esos mejores lo son porque supieron darle a la pelota en una huerta llena de baches.

la papaya madura
caerá al suelo,
no la coge nadie
qué desconsuelo.

En el zigurat hay novelas sagradas y novelas profanas.

Sagradas: Fetasa, Crimen, Secretos de Cuba, Es mejor improvisar, Cucarachas con Chanel...
Y cuentos, de Antonio Bermejo, Marcelino Marichal, Ignacio Gaspar, JRamallo...

lo sagrado es emanación del árbol de la ciencia. podemos guarecernos en su sombra pero no comer sus frutos.
de lo profano si podemos comer. hablar de lo profano como hipérbole de lo sagrado es como darle patadas al balón en una huerta. labor complicada. un faro es la Biblia. Libro sagrado con cuentos profanos. Veremos, amigo, por dónde nos da la venada. La espiral de piedras en Ucanca, el círculo de microalgas dando vuelta a la isla, la espiral metafísica que une Santa Pus con Roma... son señales de que la cosa está esotérica.

el príncipe Genghis
dice que se va,
qué desconsuelo,
a la soledad,
esa oscuridad
del fondo del mar.

en lo oscuro se pierde
tu mirar de perlas
buscando secretos
en las aguas cautivas.

si tú me olvidas
caerá la papaya,
qué desconsuelo.


No hay comentarios: